Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
VNIVERSITAS

REFLEXIONES: LA VIDA NO ES SERIA EN SUS COSAS

19 Diciembre 2015 , Escrito por JOSÉ ALEJANDRO VANEGAS MEJÍA Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

La vida no es seria en sus cosas

Por: José Alejandro Vanegas Mejía                                       jose.vanegasmejia@yahoo.es

Diciembre, mes conocido como el más alegre del año, sin embargo es época para celebraciones y lamentaciones. El balance es inevitable. Celebraciones porque lo malo ya pasó y a partir de enero habrá ‘borrón y cuenta nueva’. Pero… ¿quién garantiza que el próximo año no estaremos en la misma situación? No es cierto el aforismo que dice “querer es poder”. Por eso el escritor mexicano Juan Rulfo, autor de ‘Pedro Páramo’ y ‘El llano en llamas’ puso a una de sus cortas obras el siguiente título: ‘La vida no es seria en sus cosas’. 

     Ninguna expresión más adecuada para encabezar este artículo. Ocurren hechos que a veces no tienen justificación; al menos para las personas que resultan afectadas. Para tales acontecimientos no se encuentran respuestas lógicas, pero es conveniente inventarse explicaciones para cada caso con el fin de paliar un poco los efectos negativos sobre el ánimo de los damnificados.

     No se explica uno cómo han podido ocurrir tragedias dentro de templos, por ejemplo, sobre personas que en esos momentos se dedicaban a la oración, al recogimiento, a la meditación con la mente puesta en ideales elevados, muy alejados de los vicios mundanales. Lo de Bojayá, con 79 muertos dentro de la iglesia, entre ellos 49 niños, no tiene nombre y mucho menos perdón, aunque esta palabra esté de moda. Otro doloroso ejemplo es el caso de los 33 niños quemados en un bus en Fundación. Los responsables son motivo de noticias en estos días; pero cualquiera que sea el resultado, lo real es que esos chiquillos inocentes ya no están entre los vivos.

     Como hay que buscar excusas, no falta quien diga que son pruebas que se nos presentan y a ellas debemos responder con resignación. Es un mecanismo de defensa que nos permite vivir sin acumular la pesada carga de resentimientos que nos va brindando la vida. Después de un desahogo como ese, quedamos preparados para la próxima calamidad que nos ocurra. Frente a esos masoquistas no hay nada que hacer. Pero no puede negarse que la vida no es seria en sus cosas cuando permite que se tuerza el destino de personas que debieron cumplir con fines no solo esperados por ellos sino iniciados con buen augurio. No es posible tronchar aspiraciones y anhelos sin hacerse acreedor al título de irresponsable. Y la vida, o el destino, o ambos juntos carecen de seriedad cuando determinan que el periplo vital de una persona debe terminar precisamente cuando frente a ella se abría una senda de felicidad largamente anhelada.

     La vida se equivocó. Y duele no encontrar la manera de protestarle a la insensata Parca sus palos de ciego. Sus designios son inexorables. ¿Sería más sensato reclamarle a la Muerte y no a la Vida? Francamente, no. Porque la primera siempre está al acecho y sus reclamos se cumplirán, tarde o temprano. En cambio, se supone que es la Vida la que tiene que defender la permanencia en la tierra de aquellos seres que, convencidos y llenos de fe acuden ciegamente a la protección divina o a los intercesores ante el ser supremo. ¡Cuánta razón tenía Rulfo!

     Esta es la última de las Acotaciones del año 2015. Después de 43 artículos sobre diversos temas, viene bien la pausa que iniciamos hoy. Felicidades mil para el próximo año.

Leer más

EL PUESTO DEL HOMBRE EN EL COSMOS: LAS PERSPECTIVAS

11 Diciembre 2015 , Escrito por ALGOCAST

EL PUESTO DEL HOMBRE EN EL COSMOS: LAS PERSPECTIVAS

Carl Sagan, el mayor divulgador científico de nuestra época, nos presenta a través de la serie "Cosmos" las diferentes aristas de la aventura del hombre en su afán incesante de develar los misterios del universo y descubrir cuál es su posición en él. A pesar del tiempo transcurrido desde cuando se escribió la obra y su posterior adaptación, esta no ha perdido vigencia.

Leer más

CINE DESDE LOS LUMIÈRE

10 Diciembre 2015 , Escrito por JOSÉ ALEJANDRO VANEGAS MEJÍA Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

CINE DESDE LOS LUMIÈRE

Venció a la vejez y a la muerte

Por: José Alejandro Vanegas Mejía jose.vanegasmejia@yahoo.es

Con relativa frecuencia aparecía un vehículo cerrado, con grandes avisos en los costados para anunciar la efectividad de Mejoral para el alivio de todos los dolores, o de Sal de Uvas Picot, o de Sal de Frutas LUA. Por esos años Mejoral no necesitaba propaganda, porque se usaba hasta para arrancar de raíz los callos. Las sales promocionadas por las camionetas mencionadas eran artículos obligados en los hogares, donde se los guardaba en frascos bocones, a disposición de toda la familia. Esos vehículos recorrían los barrios en busca de paredes más o menos blancas para proyectar películas que ya en esa época eran viejas. Sin embargo, los niños seguían detrás del ruidoso automóvil que los guiaba hasta la improvisada pantalla de turno. No viene al caso describir la algarabía y el desorden de la chiquillada antes, durante y después de la proyección. Solo destacamos el asombro que se reflejaba en los rostros infantiles ante el paso de una caravana o diligencia perseguida por los indios en el Oeste norteamericano, o de la captura ¡por fin! del malo de la película. Como es fácil suponer, nadie pensaba en los procesos que debió sufrir el cine para llegar a ese estado de desarrollo; y la verdad es que a nadie le interesaba averiguarlo. Sin embargo, es interesante conocer algunos datos, muy superficiales, sobre los inicios de “el arte que venció a la vejez y a la muerte”.

El cine es un arte. Sí; el séptimo. Para que apareciera fue necesario que Joseph Nicéphore Niépce inventara primero la fotografía, allá por el año 1826. Eso prueba que un invento lleva al nacimiento de otros. Pensemos en la rueda, o en la pólvora, si nos quedaban dudas. Después de la fotografía hubo grandes inventos que se desarrollaron a lo largo del siglo XX: la radiofoto, la telefoto y la televisión son apenas unas pocas de sus derivaciones. Actualmente admiramos los avances logrados por el cine. No nos detenemos a pensar en su invención y primeros pasos, cuando los hermanos Auguste-Marie y Louis-Jean Lumière lograron recrear la realidad, tras arduos y agotadores intentos en la fábrica de su padre, Antoine. Eso ocurría por los años 1894 y 1895. Los dos inquietos franceses obtuvieron una sustancia gelatinosa compuesta con bromuro. La primera película filmada por los hermanos Lumière muestra a los obreros de la fábrica en el momento de su salida. De esos mismos días es ‘La llegada de un tren a la estación’. Siguieron otras cortas secuencias, entre ellas ‘El jardinero rociador rociado’, de carácter jocoso.

Relacionado con el cine hay un libro publicado en Colombia en noviembre del año pasado. Ayer terminé su lectura para poder hilvanar estas líneas a tiempo para la penúltima de mis Acotaciones 2015. Se titula ‘Pantallas de plata’, de Carlos Fuentes, escritor mexicano. Es un recorrido personal del autor por el mundo del cine. Se trata de una visión muy particular de lo que para él fue el cine de todos los tiempos. No hay que olvidar que Fuentes, uno de los protagonistas del llamado “boom literario latinoamericano”, mantuvo estrecho contacto con el séptimo arte como espectador apasionado desde niño, actor ocasional, guionista y amigo de grandes actores, actrices y directores de cine. Por eso, con autoridad, cita en ‘Pantallas de plata’ a 500 personajes, exactamente, de ese mundo virtual. Critica actuaciones y explica éxitos y fracasos de muchos de ellos, sobre todo al pasar del cine mudo al sonoro. Vale la pena leer la obra de Fuentes en esta época de vacaciones.

Leer más

EL VALLENATO: PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD

7 Diciembre 2015 , Escrito por jOSÉ ALEJANDRO VANEGAS MEJÍA Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

El Vallenato: Patrimonio inmaterial de la Humanidad

Por: José Alejandro Vanegas Mejía                                                          

La música colombiana acaba de vestirse de gala ante el mundo. La UNESCO, organismo de las Naciones Unidas, ha elevado a la categoría de Patrimonio Cultural Inmaterial o Intangible de la Humanidad al ritmo musical conocido generalmente como ‘vallenato.’ Vale la pena recordar que en nuestra nación ya ostentan igual distinción las siguientes manifestaciones populares: Carnaval de Barranquilla; Espacio cultural del Palenque de San Basilio; Carnaval de Negros y Blancos de Pasto; Procesiones de Semana Santa de Popayán; Sistema normativo de los wayuu (palabreros); Música de marimba y cantos tradicionales del Pacífico Sur de Colombia; Conocimientos tradicionales de los chamanes jaguares de Yuruparí y Fiesta de San Francisco de Asís en Quibdó. Lo importante es que no solo nosotros cuidaremos de estos bienes; la UNESCO, es decir, numerosos países están comprometidos con esta misión.

     Sin duda, Colombia se da a conocer en el mundo. Se retoma la bandera agitada en Estocolmo cuando Gabriel García Márquez se hizo rodear de acordeón, caja y guacharaca para celebrar ante el rey sueco su resonante triunfo literario; lo que los colombianos del interior del país anunciaban como un ‘oso monumental’ por parte de los ‘calenturientos e irresponsables costeños’, se convirtió en grito de victoria en el seno de la comunidad europea. Lo que siguió después fue solo ratificación de ese hecho. Carlos Vives, sin voz para ser intérprete del ritmo vallenato, se fue por otro camino, más exitoso: fusionó temas ya grabados y combinó instrumentos mucho más caribes que el acordeón de los teutones. Fue un cañonazo musical cuyo eco aún se escucha. La música vallenata ya no tuvo reversa.

   Hay que leer libros y documentos relacionados con la música vallenata para comprender la importancia que tiene la acertada decisión de la UNESCO. El cesarense Ciro Quiroz escribió la obra ‘Vallenato, hombre y canto’. Este autor, abogado de la Universidad Nacional, se remonta a los orígenes de esta música. Destaca y explica la importancia que tuvieron los cantos de vaquería en la conformación de las comunidades del antiguo Magdalena Grande. Quien lee este libro se impregna de auténtico orgullo patrio; se entera y comprende el valor de estos juglares, generalmente analfabetas, y siente por siempre que en ellos y en el legado de nuestros indígenas se arraiga nuestra idiosincrasia.

     Es larga la lista de compositores y cantantes que han difundido la música vallenata a través de varias décadas. Imposible mencionarlos a todos, pero no pueden callarse nombres como Guillermo Buitrago, Rafael Escalona, Tobías Enrique Pumarejo, Leandro Díaz, Emiliano Zuleta Baquero, para citar a solo algunos de ellos. En fechas recientes ha crecido el número de intérpretes y con ellos se ha deformado el vallenato tradicional. Por otra parte, el acordeón se ha zafado de sus ataduras y suena acompañando a otros ritmos parecidos al vallenato pero con identidad propia; es el caso de la llamada música de acordeón, en la cual se distingue con su propia importancia la ‘música sabanera’. Pero esa es otra historia. Por ahora, nos inclinamos ante nuestra música ancestral. 

     No quiero cerrar esta nota sin poner a las órdenes de los lectores un trabajo que preparé para un acto cultural en un colegio de la ciudad. Establezco allí la relación Literatura - Música vallenata. Los interesados pueden solicitarlo al correo jose.vanegasmejia@yahoo.es y les llegará oportunamente.

Leer más

EL RELATO COMO FORMA NARRATIVA DE LA POSTMODERNIDAD

2 Diciembre 2015 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #TEORÍA Y DESARROLLO LITERARIO

EL RELATO COMO FORMA NARRATIVA DE LA POSTMODERNIDAD

     Existen muchas dudas cuando se trata de definir el relato; algunos especialistas han querido identificarlo con el cuento y otros con la llamada novela corta. Incluso se le ha definido como una figura literaria o como una forma narrativa que transciende la literatura para convertirse en una forma casual de narración. Ni lo uno ni lo otro. Creemos que las ambivalencias surgen de la escasa distinción que se ha hecho de sus caracteres esenciales. El relato como tal está basado en hechos ocurridos que pueden complementarse o no con hechos ficcionales; por ello, la forma de creación no resulta ser tan espontánea como se pretende en muchos casos. Elementos característicos del cuento como el carácter sintético, la intemporalidad, la focalización de la acción, la escasa descripción y el final imprevisto o sorpresivo no son caracteres definitivos del relato como tampoco lo son el análisis minucioso de situaciones y personajes, la amplia descripción, la posibilidad de narrar varias historias o el lapso prolongado de la acción propios de la novela.

     El relato reúne rasgos de ambos y aún de la historia. Como lo afirmamos antes, tiene sus raíces en eventos ciertos o en experiencias del acontecer cotidiano vividas o conocidas por el autor, reelaboradas por él mismo, lo cual le imprime su carácter ficcional. En cuanto a su duración, es más extenso que el cuento y menos que la novela, lo cual lo ubica como un subgénero intermedio que exige la síntesis y la focalización, pero igualmente, el análisis de algunos hechos que posibiliten la comprensión de los hechos narrados. Las situaciones contextuales definen el marco espacio-temporal de la acción. La trama del relato no está sujeta estrictamente a la estructura narrativa tradicional que conduce invariablemente a un inicio, un nudo y un desenlace. El relato permite que el lector complete a su manera la historia, llene los espacios que el autor omite intencionalmente y que lo incluyen en la construcción del texto. De esta manera, el relato no se constituye en una obra completa, acabada; la participación del lector, lo hace subjetivo en cuanto a su interpretación.

A través de la historia reciente de la literatura se distinguen en este subgénero autores como Truman Capote, Julio Cortázar, Franz Kafka, Jorge Luis Borges, Edgar Allan Poe, Alice Munro, entre otros han demostrado las posibilidades inmensas de esta forma narrativa. 

Leer más