Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
VNIVERSITAS

HAY FESTIVAL CARTAGENA DE INDIAS 2013

27 Enero 2013 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #APUNTES EN MI BLOG

 

 

 

MARIO VARGAS LLOSA Y JULIÁN BARNES: "SIEMPRE FLAUBERT"

 

 

HAY FESTIVAL Cartagena 2013

 

 

 

La conversación entre Mario Vargas Llosa y Julián Barnes sobre G. Flaubert


El teatro Adolfo Mejía fue el escenario de la conversación entre estos dos devotos de Flaubert. En general, los protagonistas reafirmaron sus posiciones ya conocidas sobre el autor francés y su contribución a la estructura de la novela moderna. Igualmente sobre las diferencias entre el realismo y el naturalismo francés, la figura de Emma


madame-bovary-1857-gustave-flaubert-mujer-qui-L-du 6cSInevitablemente, la conversación tuvo como punto focal a “Madame Bovary”. De una parte, el Nobel de Literatura se refirió a temas tratados en “La orgía perpetua” (1975) tal como ocurre con la psicología de la protagonista a quien no duda en erigir como arquetipo de la heroína del siglo XIX,  o lo expuesto por Julián Barnes  en su obra “El loro de Flaubert (que resulta ser un relato biográfico con base en las reflexiones personales)  sobre el novelista.


En el análisis formal de la novela "Madame Bovary" se destacó la valoración de Flaubert por su preocupación  por la construcción minuciosa de la figura del narrador ubicado en todas partes, y sin embargo, invisible a los ojos del lector, lo cual contribuye a la objetividad de la narración. El magistral uso de la descripción como recurso técnico, salpicado de ejemplos tomados de la novela como el que transcribimos a continuación en su totalidad, en el cual analiza las descripciones superpuestas:

 

"No era necesario llamar la atención, pues todas las bocas de la muchedumbre se mantenían abiertas, como para beber sus palabras. Tuvache, a su lado, lo escuchaba con los ojos abiertos de par en par; el señor Derozerays de vez en cuando cerraba suavemente los párpados; y más lejos, el farmacéutico, con su hijo Napoleón entre sus rodillas, se llevaba la mano a la oreja para no perder una sola sílaba. Los otros miembros del jurado lentamente movían la cabeza en señal de aprobación. Los bomberos, debajo del estrado, estaban “en su lugar descanso” sobre sus bayonetas; y Binet, inmóvil, permanecía con el codo atrás, con la punta del sable al aire. Quizás oía, pero no debía de ver nada, a causa de la visera de su casco que le bajaba hasta la nariz. Su lugarteniente, el hijo menor del tío Tuvache, había agrandado el suyo; pues llevaba uno enorme que se le movía en la cabeza, dejando asomar una punta de su pañuelo estampado. Sonreía debajo de él con una dulzura muy infantil, y su carita pálida, por la que resbalaban unas gotas de sudor, tenía una expresión de satisfacción, de cansancio y de sueño.


La plaza, hasta las casas, estaba llena de gente. Se veían personas asomadas a las ventanas, otras de pie en las puertas, y Justino, delante del escaparate de la farmacia, parecía completamente absorto en la contemplación de lo que miraba. A pesar del silencio, la voz del señor Lieuvain se perdía en el aire. Llegaba por trozos de frases, interrumpidas aquí y allí por el ruido de las sillas entre la muchedumbre; luego se oía de pronto, por detrás, el prolongado mugido de un buey, o bien los balidos de los corderos que se contestaban en la esquina de las calles. En efecto, los vaqueros y los pastores habían llevado allí sus animales que berreaban de vez en cuando, mientras arrancaban con su lengua un trocito de follaje que les colgaba del morro.


Rodolfo se había acercado a Emma, y decía en voz baja y deprisa:


-¿Es que no le subleva a usted esta conspiración de la sociedad? ¿Hay algún sentimiento que no condene? Los instintos más nobles, las simpatías más puras son perseguidas, calumniadas, y si, por fin, dos pobres almas se encuentran, todo está organizado para que no puedan unirse. Sin embargo, ellas lo intentarán, moverán las alas, se llamarán. ¡Oh!, no importa, tarde o temprano, dentro de seis meses, diez años, se reunirán, se amarán, porque el destino lo exige y porque han nacido la una para la otra.."


 

Incluso bromeó sobre cómo la descripción de la agonía de Emma era uno de sus textos favoritos para combatir la depresión y amar la vida.

 

He aquí el texto en cuestión:

Incluso

 

“…Enseguida su pecho empezó a jadear rápidamente. La lengua toda entera le salió por completo fuera de la boca; sus ojos, girando, palidecían como dos globos de lámpara que se apagan; se la creería ya muerta, si no fuera por la tremenda aceleración de sus costillas, sacudidas por un jadeo furioso, como si el alma diera botes para despegarse.”

 

No faltó la controversia entre los interlocutores que llegó a su momento culminante, casi al término del conversatorio, después de una afirmación de Julián Barnes:

 

- “Ella es una mujer frívola” -  Eso no es cierto, Voy a defender a Madame Bovary: -Era una muchachita que leía novelas rosa... y creía que la vida era como esas ficciones…” La situación corresponde en general  a "... la incapacidad de nosotros como seres humanos de aceptar la realidad tal cual es… Hemos logrado conquistar el espacio por los sueños de esos locos como el Quijote o Madame Bovary.

 

Frases para recordar y reflexionar:


"Yo respeto la pasión de Mario por Madame Bovary" (J.B.)


“Lo corrompía desde el otro lado de la tumba” (J.B.)


 Los espacios y los personajes ocupan su propio sitio (J. B.)


"En la novela era necesario que muriera… la mediocridad de su marido hacía imposible vivir la aventura que ella quería vivir. La irrealidad la convierte en realidad…muere de manera heroica…para el lector de nuestros días resulta evidente el simbolismo del personaje." (M. V. LL.)


"Ella tiene que morir… en la vida real hubo una historia de una mujer adúltera que gastaba mucho dinero...en la novela europea del siglo XIX, las protagonistas mueren…" (J.B.)

 

Más información sobre el "Hay Festival aquí"

 

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post