Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
VNIVERSITAS

HÉCTOR ABAD: UN ESCRITOR PARA TENER EN CUENTA

7 Julio 2012 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

 

 

Héctor Abad: un escritor para tener en cuenta


                                                             Por: José Alejandro Vanegas Mejía                                                              


jvanegas‘El olvido que seremos’ es un conjunto de impresiones que el escritor Héctor Abad Faciolince ha sabido engarzar hasta lograr con ellas un efecto extraordinario que impregna los sentidos más allá de lo meramente superficial. En efecto, en esta obra literaria el autor inicia su relato con una apología al amor paterno --en realidad este sentimiento recorre todo el texto-- y justifica la forma como transcurrió su infancia dentro del núcleo familiar. Afirma Abad: “Mi papá siempre pensó que mimar a los hijos es el mejor sistema educativo”. Y en el cuerpo de la obra nos da testimonios de cómo se confirma ese pensamiento.


Aunque la madre desempeña una función determinante en la vida del narrador, es a su padre a quien destaca como figura que moldeó su carácter desde temprana edad. La complicidad de su progenitor estuvo siempre presente en el discurrir de la vida de Héctor Abad Faciolince. Por eso, ante la muerte de su padre, el escritor confiesa que ‘El olvido que seremos’ es una carta a una sombra y lamenta que todo lo que ahora escribe no pueda ser leído por su desaparecido destinatario.


En cuanto al contenido, se trata de una semblanza que el escritor hace de su padre, el médico Héctor Abad Gómez, profesor de la Universidad de Antioquia, activista y defensor de los derechos humanos. A lo largo de la obra nos enteramos del férreo carácter del galeno asesinado en agosto de 1987. Vemos cómo el doctor Abad Gómez no se conformaba con diagnosticar enfermedades y por eso  recomendaba la prevención mediante campañas de higiene en sitios de extremada pobreza.


No es necesario leer la obra de su hijo para convencernos de que el doctor Héctor Abad Gómez era un ser humano excepcional. Ni la riqueza, ni siquiera la comodidad económica fueron sus fines. Le bastaba con la tranquilidad que brinda la independencia intelectual. Es pertinente citar lo que el autor consigna en la página 123 de esta obra, sin duda aprendido de su padre: “Hay un único motivo por el cual vale la pena perseguir algún dinero: para poder conservar y defender a toda costa la independencia mental, sin que nadie nos pueda someter a un chantaje laboral que nos impida ser lo que somos”.


 Héctor Abad Gómez fue un abanderado de la democracia. Su hijo, por eso, dedica este libro a dos grandes amigos de su padre: Alberto Aguirre y Carlos Gaviria Díaz, quienes a última hora lograron salvarse de la muerte, gracias al exilio en Madrid y Buenos Aires, respectivamente.


Con esta obra Héctor Abad Faciolince consiguió retrasar por un instante más ese olvido que inevitablemente seremos. Pretende que el recuerdo de su padre permanezca en la memoria de quienes, aun sin haberlo conocido, le debemos por lo menos la franqueza y determinación que puso al servicio de una causa que, digámoslo o no, debe ser de todos. Una obsesión del médico Abad Gómez fue la salud del pueblo marginado. Nunca se cansó de recomendar el aseo permanente, la higiene individual y colectiva; para eso implementó campañas de erradicación de bacterias en sectores de hacinamiento y barrios de invasión.


En España, la obra ‘El olvido que seremos’ mereció un premio importante no solo por su redacción sumamente cuidada sino por su contenido humano, lleno de denuncias entre líneas. Recomendamos la lectura de ‘El olvido que seremos’, pero también de ‘Angosta’ y ‘Basura’, obras de Héctor Abad Faciolince un escritor que hay que tener en cuenta.

 

Compartir este post

Repost 0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post