Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
VNIVERSITAS

ROMANTICISMO, REALISMO Y NATURALISMO EN LITERATURA

9 Mayo 2013 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

 

jvanegasRomanticismo, Realismo y Naturalismo en literatura 


                   Por: José Alejandro Vanegas Mejía                                           jose.vanegasmejia@yahoo.es 

 

 

 

                                                                                                             

Una indagación o encuesta a nivel mundial dejó en claro que las dos novelas más importantes del siglo XX son ‘Ulises’, del irlandés James Joyce y ‘En busca del tiempo perdido’, del francés Marcel Proust. En ambas no hay sino ficción, principalmente en la primera de ellas, que se basa en el héroe mitológico de ‘La Odisea’, de Homero.


En la literatura encontraremos romanticismo, realismo y naturalismo, seguidos de otros “ismos” de menor importancia. Sin embargo “lo histórico”, por muy mezclado que se encuentre en estos movimientos o escuelas, no podrá confundirse con lo novelesco. Le falta el elemento imaginario o fantasioso característico del cuento y la novela. Por esa razón ‘El nombre de la rosa’, de Umberto Eco, a pesar de parecer historia no es sino una novela histórica muy bien narrada y sumamente documentada. Igual sucede con la novela ‘El cementerio de Praga’, también de Eco.

 

Conviene señalar que una obra realista no es un reflejo fiel de lo que vemos. Esa obra será solo “verosímil”, es decir, parecida a la realidad pero nunca real, calidad que ni siquiera la Historia logra alcanzar. También es cierto que las modas literarias, o movimientos llamados a veces escuelas, se suceden en el tiempo y por lo general presentan características antagónicas que sugieren la intención de unas generaciones de acabar con las tendencias literarias de sus predecesores. Influye en ello la situación social imperante, aunque muchas veces no es factor determinante.


En este comentario periodístico nos interesa referirnos al realismo y al costumbrismo en relación con el romanticismo, al cual suceden en el tiempo. El Romanticismo, nacido en Europa con base en los deseos de libertad, evasión y culto a lo sensible, impone el predominio de los sentidos ante lo racional. El corazón gana esta partida frente al cerebro. La literatura recurre a lo melancólico y encuentra en América el campo propicio que le brinda el paisaje y, en general, el ambiente creado por una vasta comunidad que a comienzos del siglo XIX se halla ante la liberación de sus territorios. ¿Qué hacer con una libertad anhelada pero para la cual no había una preparación adecuada? El romanticismo, con su postulado de libertad como bandera, ofrece un campo abonado a las antiguas colonias de España en América; en nuestro país florecería plenamente en 1867con la novela ‘María’, de Jorge Isaacs.


En el realismo el lector no busca la musicalidad que le brindaba el romanticismo. Por el contrario, se aprecia en sus obras la crudeza de un lenguaje que se esfuerza por copiar la realidad, por muy impactante que ella resulte. En este último caso estaríamos frente al naturalismo literario. La novela propiamente romántica fue cediendo el paso poco a poco a los hechizantes cuadros de costumbres. En España los antecedentes están en ‘El Lazarillo de Tormes’. Aunque es el costumbrismo, con sus estampas pueblerinas, la fuente en la cual abreva la literatura realista, las obras costumbristas no tienen el rigor que demanda la Historia.   


 Las novelas de Tomás Carrasquilla son ejemplos incomparables del costumbrismo colombiano. ‘Frutos de mi tierra’, ‘Grandeza’ y ‘La Marquesa de Yolombó’ recogen la idiosincrasia de los pueblos antioqueños de la época del autor y contribuyen, de gran manera, al reconocimiento que nuestra literatura tiene dentro del amplio mundo de las letras castellanas. Pero son solo novelas, no textos de historia. Igual ocurre con ‘El general en su laberinto’, de García Márquez.


A propósito de estos temas, hemos leído la novela ‘El oro de Mefisto’, de Eric Frattini. La trama, que se basa en la supuesta huida de Hitler de Alemania y su establecimiento en Sudamérica como resultado de la Operación Odessa (concebida para preservar la vida de los nazis que darían origen al Cuarto Reich, en el futuro) es una novela que combina la realidad con la ficción. Solo diremos, antes de intentar una reseña o comentario de esta obra que, al combinarse allí la realidad con la ficción, es tarea del lector determinar dónde están los límites entre estos dos componentes.  

 

Compartir este post

Repost 0

Comentar este post