Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
VNIVERSITAS

Posts con #colaboradores invitados tag

EL AÑO DE JOSÉ BARROS

31 Marzo 2015 , Escrito por JOSÉ ALEJANDRO VANEGAS M. Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

EL AÑO DE JOSÉ BARROS
EL AÑO DE JOSÉ BARROS
EL AÑO DE JOSÉ BARROS

Por: José Alejandro Vanegas Mejía                                  jose.vanegasmejia@yahoo.es

El pueblo colombiano, agradecido, reconoce el aporte cultural que uno de sus hijos ha brindado a nuestra patria. 2015 ha sido designado como el Año del compositor José Benito Barros Palomino, nacido en El Banco el 21 de marzo de 1915. Como ocurre en estos casos, abundan los eventos y actividades alrededor del personaje elevado al pedestal de la gloria. Sin embargo, algunas notas quedan por fuera de la euforia que despierta la celebración de un centenario. Hablando de José Barros hay que destacar la facilidad que siempre tuvo el trovador costeño para componer verdaderos poemas a partir de temas sencillos. Difícilmente puede una persona, a menos que sea un artista, desarrollar ideas impregnadas de tanto romanticismo frente a un hecho cotidiano como la muerte de un gallo: ‘El gallo tuerto’ es una elegía, es decir, un canto a la pérdida de un ser querido.

Otra exteriorización del romanticismo de José Barros se refleja en canciones como ‘El pescador’, ‘Busco tu recuerdo’, ‘El vaquero’, ‘A la orilla del mar’ y ‘Navidad negra’. José Barros mezcla sentimientos de nostalgia y despecho. Esa simbiosis da como resultado composiciones como ‘’La pasas delirando’, ‘Pesares’, ‘Falsaria’, ‘Carnaval’ y el tango ‘Cantinero, sirva trago’.

El terruño, la costa Caribe y de preferencia su entorno ribereño fueron también sus fuentes de inspiración. ‘Las pilanderas’, ‘Momposina’ y ‘Navidad negra’ dan testimonio de la constante musical acentuada en el maestro Barros. Pero el hombre nacido a la orilla de un gran río nunca se conformó con tan estrecho horizonte para sus ambiciones. Por eso recorrió muchas ciudades de Colombia, estuvo en México, Perú y Argentina y en cada país dio a conocer su arte. No podía ser de otra manera, pues su forma de ser, enmarcada en un acendrado romanticismo, lo impulsaba hacia la libertad de expresión pero también al descubrimiento de nuevos mundos. Fue intérprete, pero más se preocupó por que se le recocieran sus dotes de compositor.

No quedaron por fuera de los temas de José Barros canciones festivas. En esta modalidad se inserta ‘El patuleco’, sátira mordaz contra un personaje de quien quiso vengarse jocosamente en Barranquilla. Compuso, además, ‘La llorona loca’ y ‘El guere guere’. También es del maestro Barros ‘Carnaval’. Tema aparte merece ‘La piragua’, verdadero poema que invita a la remembranza, al recuerdo de cuando los pueblos ribereños vivían recostados al caudal del río Magdalena. Mucha tristeza debió embargar al maestro José Barros mientras enhebraba los versos de esta joya musical, que ha sido grabada en cerca de 500 versiones en todo el mundo y en diversos idiomas.

 

Sí, pues, muy merecida la designación del 2015 como el Año del compositor José Barros. Y que haya celebración y homenajes no solo en El Banco y el departamento del Magdalena, porque este autor dio lustre a Colombia y es apenas justo que reconozcamos su generosa entrega. En sus últimos años la agotada memoria del juglar banqueño no daba para recordar los títulos de todas sus composiciones, cerca de 700. ¡Quizá cuántas canciones de José Barros suenan por el mundo sin que se dé crédito a su autor!

Leer más

CERVANTES DESDE SU TUMBA

20 Marzo 2015 , Escrito por JOSÉ A. VANEGAS MEJÍA Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

CERVANTES DESDE SU TUMBA
CERVANTES DESDE SU TUMBA

 

 Por: José Alejandro Vanegas Mejía                                     jose.vanegasmejia@yahoo.es

Informaciones recientes anuncian el descubrimiento de los restos de Miguel de Cervantes Saavedra, autor de la novela de novelas, ‘El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha’. El prestigioso diario español El Mundo titula así una noticia en primera página: “Es Miguel de Cervantes, seguro, seguro, seguro... bueno, casi seguro”. Es esa la inquietud que sitúa por estos días en primer plano al escritor más importante en lengua española, al ‘Príncipe de los ingenios’. Sus restos se perdieron entre 1630 y 1730, período en el que se construyó la cripta del Convento de las Trinitarias Descalzas en Madrid, ubicado en el Barrio de la Letras. Según eso la duda, aunque sea mínima, subsiste. Esa polémica da pie para decir algo de Cervantes diferente de los ríos de tinta que han corrido sobre ‘El Quijote’.

De Cervantes se sabe casi todo, aunque su obra cumbre se menciona mucho pero cada día se lee menos. A este autor se lo asocia con ‘El Quijote’ pero se deja por fuera el resto de su obra. Sin embargo, sus ‘Novelas ejemplares’ son dignas de mejor trato por parte de profesores de literatura y, por consiguiente, de lectores en escuelas y colegios. Si por ellas se iniciase el estudio de Cervantes, mayor sería el interés por adentrarse en la obra cumbre de ‘El manco de Lepanto’.

Las ‘Novelas ejemplares’ son una serie de doce relatos más o menos cortos que Cervantes escribió entre 1590 y 1612. Fueron publicadas en 1613. Seis de estas narraciones denotan un carácter idealista y tratan temas sobre enredos amorosos. Puede afirmarse que no pretenden ahondar en el aspecto sicológico de los personajes; más bien nos traen a la memoria las aventuras del pícaro de ‘El lazarillo de Tormes’. A esta tendencia idealista pertenecen ‘El amante liberal’, ‘Las dos doncellas’, ‘La española inglesa’, ‘La señora Cornelia’ y ‘La fuerza de la sangre’. Se consideran realistas: ‘Rinconete y Cortadillo’, ‘El licenciado Vidriera’, ‘La gitanilla’, ‘El coloquio de los perros’, ‘La ilustre fregona’, ‘El celoso extremeño’ y ‘El casamiento engañoso’.

Para escribir sus ‘Novelas ejemplares’ Cervantes se inspiró en obras italianas del mismo estilo. De hecho, la lengua castellana ya había seguido la senda de la italiana al adoptar y adaptar el soneto en sus versos endecasílabos (de once sílabas). Juan Boscán y Garcilaso de la Vega fueron los pioneros en esta afortunada apropiación del italiano; con este aporte rindieron homenaje al gran poeta Francesco Petrarca.

Sin duda las más conocidas de las ‘Novelas ejemplares’ son ‘La gitanilla’ y ‘El licenciado Vidriera’. La primera es la más larga. Trata de una muchacha de origen noble raptada por gitanos y educada por ellos; un noble se enamora de ella y decide llevar una vida gitana a su lado. Cuando se descubre todo, la historia termina felizmente con el matrimonio de la pareja. Por su parte, ‘El licenciado Vidriera’ es un joven pobre de nombre Tomás Rodaja. Viaja a Salamanca a estudiar, acompañando a un noble. Culmina sus estudios con honores; recorre varias ciudades de Italia pero pierde la razón debido a un hechizo de amor que le han suministrado. Él cree tener el cuerpo de vidrio y ser sumamente frágil. Como su agudeza es sorprendente, todos le consultan sus problemas. La novela está conformada por las predicciones y conceptos emitidos por el licenciado mientras estuvo en estado de locura. Al final recobra la razón; entonces nadie cree lo que opina o vaticina.

 

Leer más

SI GABO ESTUVIESE VIVO HOY

6 Marzo 2015 , Escrito por JOSÉ A. VANEGAS MEJÍA Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

SI GABO ESTUVIESE VIVO HOY
SI GABO ESTUVIESE VIVO HOY
SI GABO ESTUVIESE VIVO HOY
SI GABO ESTUVIESE VIVO HOY
SI GABO ESTUVIESE VIVO HOY
SI GABO ESTUVIESE VIVO HOY

 

Por: José Alejandro Vanegas Mejía                                    jose.vanegasmejia@yahoo.es

 

Si Gabo estuviese vivo hoy cumpliría ochenta y ocho años. El futuro Nobel pasó su infancia en medio de lo que Vargas Llosa describe poéticamente en entrevista para el libro ‘9 asedios a García Márquez’: “El paraíso y el infierno pertenecían al pasado, la realidad presente era un limbo hecho de miseria, calor y rutina. Sin embargo, esa realidad extinta estaba todavía viva en la memoria y la imaginación de la gente del lugar y era su mejor arma para luchar contra el desamparo y el vacío de la realidad presente. A falta de algo mejor, Aracataca, como tantos pueblos americanos, vivía de recuerdos, de mitos, de soledad y de nostalgia. Toda la obra literaria de García Márquez está edificada con estos materiales que fueron el alimento de su infancia”. Habría que mencionar, como para romper la monotonía y el marasmo habitual de la región, la más grande lucha laboral que se produjo un año después del nacimiento del escritor: la ‘Masacre de las Bananeras’.

La prosa esplendorosa de García Márquez se dio a conocer con la publicación de ‘Cien años de soledad’ en 1967, aunque veinte años antes ya estaban en letra de molde sus primeras producciones. ‘La tercera resignación’ (1947) y ‘Eva está dentro de su gato’ (1948) tienen el mérito que corresponde a un buen narrador principiante. Sin embargo, con la hecatombe producida por ‘Cien años de soledad’ los lectores volvieron atrás en busca de los pasos iniciales del escritor de Aracataca. Fue entonces cuando encontraron obras como ‘La hojarasca’ (1955), ‘El coronel no tiene quien le escriba’ (1961) y ‘La mala hora’ (1962).

Es comprensible que muchos jóvenes escritores quieran emular a García Márquez. Pero hay que tener en cuenta todas las etapas que debió superar el narrador para llegar al éxito que hoy le asegura un lugar destacado en la posteridad. Por ejemplo, ‘Cien años de soledad’ ocupó su mente por más de diecisiete años; la sola organización de la trama y la adecuación de las técnicas narrativas para su estructuración final sumieron al autor en una concentración absoluta durante dieciocho meses. Y todo para llegar a la conclusión de que la mejor forma de narrar la historia de Macondo era proceder como lo hacía su abuela: soltarse a contar… Las enseñanzas aprendidas de las lecturas de Kafka, Proust, Joyce, Faulkner y Hemingway, para no mencionar sino unos pocos autores, le permitieron refutar la afirmación categórica de José Ortega y Gasset: “El tema de la novela está totalmente agotado”.

Con ‘El otoño del patriarca’ (1975) García Márquez explora el mundo del monólogo interior, tratado antes sin profundidad en obras menores como ‘Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo’, ‘Eva está dentro de su gato’ y aun en ‘La hojarasca’. Pero ‘El otoño del patriarca’ permite al autor extenderse en la crítica social y política. En esta obra integra características de los gobernantes que, engolosinados con el poder, se convierten en dictadores. Para García Márquez no basta una visión centrada solo en los Trujillo de República Dominicana; ni son suficientes las tropelías de los Somoza en Nicaragua ni los crímenes de dictadores sudamericanos para estructurar en un relato la radiografía de tiranos en general. En abril recordaremos nuevamente al laureado “Hijo del telegrafista de Aracataca”. Se cumplirá el primer aniversario de su irreparable desaparición.

Leer más

SOBRE ALGUNAS OBRAS DE CABRERA INFANTE

21 Febrero 2015 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

SOBRE ALGUNAS OBRAS DE CABRERA INFANTE

Por: José Alejandro Vanegas Mejía                             jose.vanegasmejia@yahoo.es

El 21 de febrero de 2005 falleció en Londres Guillermo Cabrera Infante, escritor cubano nacionalizado en Inglaterra. Es una efeméride literaria que nos permite hablar del fundador de la Cinemateca Cubana, de la cual fue director hasta cuando el dictador Fulgencio Batista la cerró. Cabrera Infante nació el 22 de abril de 1929 en Gibara, Cuba. Fue crítico de cine en la revista Carteles entre 1954 y 1960. Dirigió la revista literaria Lunes de Revolución. Ejerció la diplomacia en Bruselas antes de romper con el gobierno de Fidel Castro y radicarse en Londres.

Una obra importante de este escritor es ‘Vidas para leerlas’, 1998. Desde el título se adivina la intención del autor de crear cierta confusión entre los lectores, que indudablemente lo asociarán con ‘Vidas paralelas’ de Plutarco. Pero nada más distinto. En este libro las vidas destacadas no corren paralelas; por el contrario, divergen claramente unas de otras. Aunque Cabrera Infante es novelista, sus historias consignadas en ‘Vidas para leerlas’ se ciñen a la verdad conocida por él mismo, en algunos casos, o relatadas por allegados a sus biografiados. Cuando retrata al poeta García Lorca, el autor nos da a conocer las relaciones del poeta de Granada con el colombiano Porfirio Barba Jacob; sobre todo, nos señala las coincidencias homosexuales de ambos y un oscuro incidente al disputarse descaradamente los favores de un fornido mozo en el malecón de la Habana. Pero se conoce también una faceta oculta del gran escritor cubano José Lezama Lima, autor de ‘Paradiso’, una obra explosiva anterior a la aparición del llamado “boom literario latinoamericano”. También nos sitúa Cabrera Infante frente a Virgilio Piñera, poeta, narrador e importante dramaturgo cubano nacido en 1912.

El ajedrecista José Raúl Capablanca pertenece a los recuerdos de infancia que Cabrera Infante incluye en ‘Vidas para leerlas’. En efecto, su madre lo llevó de la mano a ver el cadáver del rey del deporte-ciencia en el catafalco donde se lo expuso para que recibiera el homenaje del pueblo cubano. Hay en ‘Vidas para leerlas’ una referencia al poeta y dramaturgo Calvert Casey. Es la parte más intimista de toda la obra y refleja el aprecio que sentía Cabrera Infante por este atribulado cubano nacido en Baltimore, Estados Unidos. Son, sin duda, vidas para conocerlas mediante la lectura. Entre las obras de Cabrera Infante están: ‘Así en la paz como en la guerra’ (1960), ‘Tres tristes tigres’ (1966), ‘Vista del amanecer en el trópico’ (1974), ‘Exorcismos de esti(l)o’ (1976), ‘La Habana para un infante difunto’ (1979). Sobre cine escribió ‘Un oficio del siglo XX’ en 1963 y ‘Arcadia todas las noches’ en 1978; también es autor de la novela corta ‘Delito por bailar el chachachá’ (1995). Recibió el Premio Cervantes. Antes, en 1969, había ganado el Premio Biblioteca Breve.

El libro por el cual se recuerda a Cabrera Infante es, sin duda, ‘Tres tristes tigres’. Pero, en conjunto, su obra es un compendio de buena literatura y un logrado intento para rescatar el lenguaje habanero sin abandonar el propósito de rendir culto a la lengua española. El malabarismo verbal de Cabrera Infante se patentiza en todas sus obras. Pero en ‘Vidas para leerlas’ el autor da rienda suelta a su juego con la palabra y a cada momento nos sorprende con retruécanos y otros recursos literarios que llenan de humor este libro singular.

Leer más

FRASES COMO ESCUDOS

7 Febrero 2015 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

Frases como cortinas de humo

Por: José Alejandro Vanegas Mejía                                   jose.vanegasmejia@yahoo.es

Con todas las expectativas que permanecen en suspenso relacionadas con la tradicional corrupción administrativa con la cual hemos tenido que convivir desde hace muchos años, se espera, tal vez con exceso de ingenuidad de nuestra parte, que para algunas de esas situaciones haya por lo menos explicaciones, ya que no creemos que pueda haber justificación. Cada caso de corrupción da origen a una serie de expresiones que terminan haciendo carrera; algunas de ellas hasta sirven de títulos a obras en las cuales se hace apología de los cuestionados; es decir, apología de los delincuentes. Y la lengua castellana, tan elogiada como medio eficaz de comunicación y vehículo insustituible de cultura, se presta para que con ella se difundan argumentos que riñen con la ética y la moral. Obras hay con títulos punzantes que no logran borrar la imagen negativa de sus autores. Algunos ejemplos: ‘Aquí estoy y aquí me quedo’ de Ernesto Samper; ‘Memorias olvidadas’ de Andrés Pastrana; ‘No hay causa perdida’ de Álvaro Uribe Vélez.

Nuestro idioma cuenta en su acervo lingüístico con un buen número de expresiones que, utilizadas hábilmente por los delincuentes de turno les sirven de mampara, trinchera o parapeto para seguir campantes en sus andanzas. Son, al fin y al cabo, salvavidas que les permiten seguir burlándose de los ingenuos que creen en sus palabras engoladas. Por eso es frecuente escuchar de labios de un implicado en esos casos, afirmaciones como ‘Mi vida es un libro abierto’, como si un libro abierto no pudiese contener sino pruebas de honradez, rectitud y otras virtudes igualmente deseables. Quien afirma que su vida es ‘un libro abierto’ tiene la esperanza de que no se escudriñe su presente y mucho menos su pasado. Al adelantarse a lanzar esa manida expresión, el sospechoso pretende que digamos ‘dejemos eso así’ y renunciemos a cualquier indagación.

Otra expresión que taladra nuestros oídos y fastidia por su reiteración y falta de originalidad es ‘He actuado con transparencia’. Claro que apenas se inicia una investigación --que no necesariamente tiene que ser ‘exhaustiva’-- (!) se vuelve turbia la pretendida transparencia. Pero en esas aguas revueltas se mueve también la justicia colombiana (revísense los frecuentes yerros de la Fiscalía y la Procuraduría, por ejemplo). Entonces, no hay adónde acudir.

Hay otros recursos idiomáticos que sirven a los intereses de los funcionarios que se ven envueltos en actos punibles. Según ellos, el énfasis con que afirman: ‘Yo mismo solicité esta investigación’ debe ser razón suficiente para que se los exonere de culpa en cualquier caso. Es una fórmula que recuerda la estrategia de un niño cuando, al sentir un olor desagradable en el salón de clases, lo denuncia de primero para librarse de las sospechas que podrían recaer sobre él. ‘Se trata de un montaje’, es otra de las frases a las cuales acuden muchos delincuentes. Y cuando se les pregunta por alguien con quien ha tenido algún tipo de relación, afirman sin ambages: ‘A ese señor no lo conozco’, aunque haya evidencias de lo contrario.

Las expresiones que hemos citado ya han hecho carrera; lo que extraña es que se sigan utilizando con el mismo efecto embaucador. Las autoridades no quedan por fulera de esta crítica: su permanente “son hechos aislados” no convence a nadie.

Leer más

ALBERT CAMUS Y LA MORAL EN EL FÚTBOL

15 Noviembre 2014 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

 

 

jvanegasPor: José Alejandro Vanegas Mejía       jose.vanegasmejia@yahoo.es 

 

En estos días de fútbol mundial vale la pena mencionar a uno de los intelectuales que mejor habló de este deporte, y que lo practicó durante su juventud. Nos referimos a Albert Camus, novelista, dramaturgo, ensayista, filósofo y periodista que recibió el Premio Nobel de Literatura en 1957. Dos años más tarde perdió la vida en un absurdo accidente automovilístico.

Albert Camus nació en Mondovi, Argelia, colonia francesa en el norte de África el 7 de noviembre de 1913. Allí pasó su infancia y parte de su juventud antes de radicarse en París. Vino al mundo en el seno de una familia muy modesta. Su padre murió en la I Guerra Mundial; su madre se dedicó a limpiar casas y su abuela le daba tremendas tundas cuando llegaba a casa con el calzado roto. Esta fue una de las razones que lo llevaron a ocupar el puesto de arquero, porque en tal posición conservaba más los zapatos. Pero antes de situarse bajo los tres palos había sido delantero.

En 1935 publicó su primer libro: ‘El revés y el derecho’. El autor tenía veintidós años de edad. Albert Camus militó en el partido comunista; poco después renunció a él. Frecuentó los cafés y las tertulias que en el Barrio latino de París animaban famosos escritores y filósofos, entre ellos Jean-Paul Sartre. Por esa época, 1942, Camus publicó ‘El extranjero’. Este relato y ‘El mito de Sísifo’ fueron acogidos por la crítica literaria con grandes elogios y abonaron definitivamente la senda del escritor. Después vendrían obras de gran reconocimiento en el mundo de las letras universales: ‘Bodas’, ‘La muerte feliz’, ‘La peste’, ‘La caída’, ‘El hombre rebelde’, ‘El exilio y el reino’, ‘El verano’ y otras.

Pero alternemos su actividad literaria con su pasión por el fútbol. Decía Camus en una entrevista: “Aprendí pronto que una pelota no llega a uno por donde uno espera que venga. Eso me ayudó mucho en la vida, sobre todo en las grandes ciudades, donde la gente no va siempre “de frente”, porque después de muchos años en que el mundo me ha permitido variadas experiencias, lo que más sé, a la larga, acerca de moral y de las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol; lo aprendí con mi equipo, el Racing Universitario de Argel”. ¡Cómo contrasta esta afirmación con las palabras del DT de la selección de Uruguay, quien opina que el deporte es cuestión de fuerza, no de moral sensiblera!

Albert Camus llegó a hacer vida monacal en la población de Lourmarin, Francia, y alcanzó a firmar cartas con el seudónimo Hermano Alberto O. D. (Orden de los Dominicos). Cuando murió fue sepultado en el cementerio de esa ciudad. En su obra “El primer hombre” Camus relata muchos episodios de su vida en el fútbol. Afirma: “Sí, lo jugué varios años en la Universidad de Argel. Me parece que fue ayer. Pero cuando en 1940 (Camus tenía veintisiete años) volví a calzarme las botas, me di cuenta de que no había sido ayer”.

También hablan con propiedad sobre el fútbol el escritor uruguayo Eduardo Galeano, autor de ‘La venas abiertas de América Latina’ y el exfutbolista Jorge Valdano, quien ha escrito varios libros sobre este deporte y ahora es cotizado comentarista en prestigiosos medios de comunicación. Al fútbol y a muchas de sus figuras cantaron poetas como Rafael Alberti y Miguel Hernández. Pero fue Camus quien más contribuyó a que este deporte perdiera el estigma de opio del pueblo, aunque nunca nadie pudo convencer a Borges de lo contrario.

ALBERT CAMUS Y LA MORAL EN EL FÚTBOL
Leer más

LOS MÁS CERCANOS A GARCÍA MÁRQUEZ ANTES DE NOBEL

15 Noviembre 2014 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

LOS MÁS CERCANOS A GARCÍA MÁRQUEZ ANTES DE NOBEL

 

Por: José Alejandro Vanegas Mejía                  jose.vanegasmejia@yahoo.es

Siempre que se habla de Alfonso Fuenmayor surge su imagen asociada a Gabriel García Márquez. De hecho, el Nobel colombiano lo menciona en ‘Cien años de soledad’. En esa obra es uno de los jóvenes asiduos contertulios en la librería del catalán Ramón Vinyes. También está Fuenmayor entre los amigos entrañables de Agustín, muchacho dueño del gallo en ‘El coronel no tiene quien le escriba’.

Pero, ¿qué sabemos de este barranquillero que sin duda influyó en la vida literaria de García Márquez? Paradójicamente, Fuenmayor no fue lo que en rigor se conoce como escritor, término aplicado casi con exclusividad a los novelistas, cuentistas, dramaturgos y ensayistas. El periodismo absorbió la actividad de de este amigo de Gabo; prefirió dedicarse de tiempo completo a la publicación de artículos en la prensa, aunque de alguna forma se asomó al campo editorial con el volumen titulado ‘Crónicas sobre el Grupo de Barranquilla’ publicado en 1978. José Félix Fuenmayor, padre de Alfonso, sí es conocido como escritor: sus obras “Cosme”, “Musa del trópico”, “Una triste aventura de catorce sabios” y el libro de cuentos “La muerte en la calle” tienen un sitio en la literatura colombiana. Alfonso Fuenmayor era el de más edad en el Grupo. Nació en 1917 y murió en 1994. Fue él quien descubrió que en un sector de Barranquilla existía un sitio llamado originalmente ‘El Vaivén’ y allí acudió durante muchos años con sus amigos para conversar sobre literatura y otros temas culturales. Encontraba siempre en ‘La Cueva’ a sus amigos Germán Vargas Cantillo, Álvaro Cepeda Samudio, Gabriel García Márquez y al pintor Alejandro Obregón, entre otros. Con su prosa cautivante, apoyada en sus profundos conocimientos, ilustraba a los asistentes: no en vano poseía una biblioteca de más de siete mil libros y era empedernido visitante de la librería del Sabio catalán.

Otro de los amigos de ‘La Cueva’ fue Germán Vargas Cantillo (1929 - 1991). Tenía fama de ser el colombiano que más rápido leía textos escritos por otros; por eso participó como jurado en innumerables concursos literarios. Prologó muchísimas obras. Fue director general del Instituto Nacional de Radio y Televisión; también director de la Biblioteca Departamental del Atlántico, además de columnista del diario El Heraldo de Barranquilla, entre otros cargos. También fue Germán Vargas corresponsal de El Liberal, dirigido por Alberto Lleras Camargo y periodista de planta del periódico El Nacional. Publicó las conocidas columnas ‘Un día más’ y ‘Una ventana al mar’ en El Heraldo.

Álvaro Cepeda Samudio nació en Ciénaga en 1926. Murió en Nueva York en 1972. Se le considera uno de los grandes promotores de la cultura colombiana de la segunda mitad del siglo XX. Estudió periodismo en los Estados Unidos, donde adquirió una visión moderna de ese oficio. Él introdujo en el país la tendencia llamada ‘Nuevo periodismo’, que combinaba crónicas noticiosas con visos de literatura; sin duda Hemingway le había dejado un valioso legado. En la narrativa sus obras son ‘Todos estábamos a la espera’ (1954), ‘La casa grande’ (1962) y ‘Los cuentos de Juana‘ (1972). El ‘Grupo de Barranquilla’ platicaba sobre Faulkner, Cortázar y todas las novedades literarias conocidas por ellos, pero sobre todo, como dice el crítico Nicolás Pernett, se dedicaban “a mamarle gallo interminablemente a la vida”. Con frecuencia se busca la cercanía de los famosos; pero los primeros amigos que tuvo García Márquez, los que decidió mencionar en sus obras fueron pocos, entre ellos Rafael Escalona.

LOS MÁS CERCANOS A GARCÍA MÁRQUEZ ANTES DE NOBEL
Leer más

NADINE GORDIMER: NOBEL FALLECIDA

19 Julio 2014 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

 

jvanegasPor José Alejandro Vanegas Mejía          jose.vanegasmejia2yahoo.es

La escritora Nadine Gordimer falleció el 13 de julio de 2014 en Johannesburgo. Nació el 23 de noviembre de 1923 en Springs, Unión Sudafricana. Sus padres eran inmigrantes judíos de clase media. El padre era relojero lituano; la madre nació en Londres. Nadine siempre escribió en lengua inglesa. A los veinticinco años se radicó en Johannesburgo. Ingresó a la Universidad de Witwatersrand pero no terminó sus estudios. Su primer relato lo escribió a los quince años. A los veintiséis publicó su primer libro: ‘Face to face’. 

nadine-gordimer.jpg

En 1953 escribió ‘La suave voz de la serpiente’, una historia corta. Comenzó a abordar el tema social en Sudáfrica, sobre la segregación racial como fondo. Entre 1956 y 1979 escribió novelas cortas y relatos. Combinó su actividad literaria con conferencias en universidades de Europa y América. La producción literaria de Gordimer es reconocida por la fuerza de sus diálogos, lo cual se manifiesta en sus obras: ‘Seis pies de tierra’, ‘La huella del viernes’, ‘Mundo de extraños’, ‘No para publicarlo’, ‘Ocasión para amar’, ‘El desaparecido mundo burgués’, ‘El conservador’, ‘La hija de Burger’, ‘Gente en julio’, ‘La historia de mi hijo’, ‘Nadie que me acompañe’, ‘Un arma en casa’, ‘Atrapa la vida’, ‘Beethoven tenía algo de negro’. 

La relación de Gordimer con la censura empezó en 1956, al relatar en la novela ‘Un mundo de extraños’ la historia de un inmigrante británico que conoce las diferencias entre blancos y negros en Sudáfrica. Las autoridades afrikáners la prohibieron durante doce años. ‘El desaparecido mundo burgués’ fue censurado por una década. En 1979 fue prohibida ‘La hija del Burger’. Pero a pesar de esos vetos, Nadine Gordimer prefirió no considerarse una escritora política. “Yo soy africana y el color de la piel no importa. El apartheid cambió mi vida como ser humano, pero no fue lo que me hizo escritora. No soy política por naturaleza, pero uno jamás está aislado de su sociedad. Mi intento siempre ha sido escribir la verdad”, dijo la escritora. 

Gordimer sostuvo una amistad cómplice con Nelson Mandela. Ambos fueron adalides de la resistencia al apartheid en Sudáfrica. Se cuenta que en 1964, cuando el líder preparaba las palabras de su discurso en el juicio que lo llevaría a prisión durante veintisiete años, Nadine Gordimer, en esos días una joven escritora a quien le habían censurado la novela ‘Un mundo de extraños’ (1958), lo visitó en su celda. Se afirma que la escritora editó el famoso discurso que pronunció Mandela, titulado ‘Un ideal por el que estoy dispuesto a morir’. Sin embargo, ella contó que en esa ocasión solo hablaron.

Con Mandela en la presidencia de Sudáfrica, Gordimer apoyó la lucha contra el sida en su país. En su última novela: ‘Mejor hoy que mañana’, retrata la sociedad sudafricana en democracia. Hasta sus últimos días la escritora mantuvo su posición crítica hacia los regímenes dictatoriales en el mundo, pero más visiblemente en su país: en una entrevista concedida apenas el mes pasado, Nadine Gordimer afirmó: “La reintroducción de la censura es impensable cuando se recuerda cómo sufrió la gente para liberarse de ella en todas sus formas”. Nadine Gordimer recibió quince doctorados honoris causa, entre ellos los de las universidades Harvard, Yale, Columbia, Cambridge, Leuven en Bélgica y Ciudad del Cabo. Su obra se vio coronada con el Premio Nobel de literatura en 1991. La Fundación Nelson Mandela expresó su pesar por la muerte de Nadine Gordimer con las siguientes palabras: “Hemos perdido una gran escritora, una patriota y una voz fuerte por la igualdad y la democracia en el mundo”.

Leer más

BORGES: MÁS QUE UNA EFEMÉRIDES

13 Junio 2014 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

 

 

  

jvanegasPor: José Alejandro Vanegas Mejía      jose.vanegasmejia@yahoo.es

 

 

 

 

 

 


Si bien es cierto que a veces parecen escasos los temas para llenar una columna periodística, también es cierto que en ocasiones acuden al mismo tiempo recuerdos de acontecimientos que merecen la atención del articulista. La semana pasada ocupamos este espacio con la mención, a vuela pluma, del desembarco de los Aliados en la playa de Normandía. También merecían mencionarse el 6 de junio el nacimiento del escritor alemán Thomas Mann en 1875, autor de las novelas ‘La montaña mágica’, ‘Los Budenbrook’, ‘La muerte en Venecia’ y ‘Doctor Fausto’. Pudo haberse hablado de la proclamación del hermano de Napoleón, José Bonaparte (‘Pepe Botellas’) como Rey de España en 1808. La muerte de Robert Kennedy, en 1968, no era menos importante. 

 

BORGESEn esta oportunidad rendiremos homenaje a uno de los grandes exponentes de las letras castellanas: Jorge Luis Borges. Nació en Buenos Aires el 24 de agosto de 1899 y murió en Ginebra el 14 de junio de 1986. Aprendió el idioma inglés antes que el español. Estudió en Suiza y vivió en España. En 1914 Borges aprendió francés y latín en Ginebra y se familiarizó con las obras de Víctor Hugo, Zola, Voltaire, Flaubert, Maupassant y los poetas simbolistas; también descubrió a Carlyle y a Chesterton, que ejercerían en él gran influencia. Durante esos años aprendió alemán por su cuenta y en esa forma comprendió a los poetas expresionistas. Por esa época conoció las obras de filósofos alemanes, especialmente de Schopenhauer y de Nietzsche, quienes marcaron en forma decisiva su pensamiento. 

 

 

En Argentina Jorge Luis Borges participó en la fundación de las revistas Prisma (1921-1922), Proa (1922-1926) y Martín Fierro. En 1938 sufrió un accidente grave que le afectó la visión a causa de una herida en la cabeza. Con el tiempo padecería ceguera total. No obstante, desde 1938 hasta 1946 trabajó en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires y se convirtió en director de la misma desde 1955 hasta 1973. A partir de 1955 fue profesor de literatura inglesa en la Universidad de Buenos Aires. La primera época de Borges está signada por la poesía, género en el que se destacan temas históricos de su país recogidos en  los volúmenes ‘Fervor de Buenos Aires’ (1923), ‘Luna de enfrente’ (1925) y ‘Cuaderno de San Martín’ (1929). Poco a poco el escritor fue abandonando la poesía para dedicarse al ensayo y posteriormente al cuento. En ‘Inquisiciones’ (1925) el autor reunió algunos de sus ensayos filosóficos y literarios. Una colección de cuentos basados en criminales reales es la titulada ‘Historia universal de la infamia’ (1935). Sin duda uno de los cuentos más famosos de Borges es ‘El Aleph’, publicado en 1949. 

 

 

En 1961 Borges recibió el Premio Formentor, otorgado por el Congreso Internacional de Escritores. Este es, prácticamente, el comienzo de su reputación internacional. También recibió el Premio Alfonso Reyes, en México (1973). Con su vasta producción de cuentos Jorge Luis Borges creó un mundo fantástico, metafísico y totalmente subjetivo. Su obra a veces no es de fácil comprensión debido a una simbología personal que el autor se esmeró en crear y perfeccionar. El propio Borges se define como “un hombre de letras que refleja en sus escritos su propia confusión y el respetado sistema de confusiones que llamamos filosofía, en forma de literatura”. Por lo menos durante treinta años se le señaló como candidato al Premio Nobel de Literatura, galardón que nunca se le otorgó. Conozco el caso de varios intelectuales que hoy lamentan no haber leído antes a Borges por tener en cuenta más la posición política del autor que el valor verdadero de su obra literaria.

 

Leer más

¿QUIÉN ES MÁS SERIO QUE MAFALDA?

23 Mayo 2014 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

              

jvanegas

Por: José Alejandro Vanegas Mejía  

       jose.vanegasmejia@yahoo.es

 

 

El humorista y dibujante Joaquín Salvador Lavado ha sido galardonado con el premioMafalda 22Príncipe de Asturias 2014. Felicitaciones, decimos al gran Quino, pero quedamos con una duda: ¿No será ese premio para la rebelde y contestataria Mafalda? De hecho, uno de los titulares de la prensa internacional reza así: “Mafalda, Príncipe de Asturias”.

QUINO.jpg

Quino nació en Mendoza, Argentina, el 17 de julio de 1932. Hijo de inmigrantes andaluces. Lo llamaron Quino para diferenciarlo de su tío Joaquín Tejón, pintor y dibujante publicitario. Solo cuando pasó a la escuela primaria descubrió que se llamaba Joaquín. Se inscribió en la Escuela de Bellas Artes de Mendoza en 1945. Ese mismo año apareció en Buenos Aires la revista ‘Rico Tipo’, en la cual Quino siempre deseó publicar sus trabajos. En 1949, a la muerte de su padre (su madre había fallecido en 1945) decidió ser dibujante de historietas y humor.

En 1954 el semanario ‘Esto es’ le publicó su primera página de humor gráfico. A partir de ese año publicó en varios medios como ‘Vea y Lea’, ‘Leoplán’, ‘Damas y Damitas’, ‘TV Guía’, ‘Usted’, ‘Che’, ‘Panorama’, ‘Atlántida’, ‘Adán’, ‘Democracia’ y otros más. Quino cumplió en 1957 uno de sus más preciados sueños: publicar en ‘Rico Tipo’. En 1963 se dio a conocer su primer libro de humor: ‘Mundo Quino’, recopilación de humor gráfico mudo. No aparecía todavía el personaje llamado Mafalda. ¿Cómo hace su entrada Mafalda al mundo del humor? La empresa Agens Publicidad contrató a Quino para el lanzamiento de una línea de productos electrodomésticos llamados Mansfield; los nombres de algunos personajes debían tener la letra M de Mansfield como inicial. Mafalda era uno de ellos. En 1964 aparece por primera vez Mafalda en el suplemento de humor ‘Gregorio’, de la revista ‘Leoplán’. En 1966 se publicó el libro ‘Mafalda 1’, con las primeras tiras en orden de aparición. El año siguiente apareció ‘Mafalda 2’ con el título ‘Así es la cosa, Mafalda’. En años posteriores salieron a la luz pública otros libros hasta llegar a ‘Mafalda 10’ en 1974.

mafalda-veo-veo

mafalda-07.jpg

El premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades lo concede el Instituto Cervantes, dirigido por el académico Víctor García de la Concha. Este año estuvieron postulados 22 candidatos de 14 países. Consta de una estatuilla diseñada por Joan Miró y 50.000 euros. Además, el ganador recibe un diploma y una insignia representativa. Quino ha recibido muchos reconocimientos, entre los que destacaremos los siguientes: Trofeo Palma de Oro, por el Salón Internacional del Humorismo de Bordighera, Italia, en 1978. Caballero de la Orden de Isabel la Católica, en 2005. Medalla oficial de la Orden de las Artes y las Letras de Francia, en el 2012. A pedido de UNICEF Quino ilustró con Mafalda y los personajes de su tira la Campaña Internacional de la Declaración de los Derechos del Niño.

mafalda-3.jpg

En estos momentos de exaltación de Joaquín Salvador Lavado no podemos olvidar que por encima de él ha pasado su personaje Mafalda, porque ella “intenta resolver el dilema de quiénes son los buenos y quiénes son los malos en este mundo”. Cuenta con una plaza a su nombre en un barrio de Buenos Aires y, además, una estatua. En la puerta del edificio donde vivió Quino se descubrió una placa con la leyenda “Aquí vivió Mafalda”.

 

Leer más
<< < 1 2 3 4 5 6 7 > >>