Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
VNIVERSITAS

LEO MATIZ: DE MACONDO PARA EL MUNDO

30 Mayo 2013 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

jvanegas

Leo Matiz: de Macondo para el mundo

Por: José Alejandro Vanegas Mejía                                                               

                                        LeoMatizBio.jpg

Un artista de la fotografía colombiana y del mundo fue Leonel Matiz Espinoza, conocido como Leo Matiz. Se le rinde tributo de admiración a este maestro del arte en la XXIV Exposición estándar de Flores, evento auspiciado por la Corporación Club de jardinería de Santa Marta. Aunque es muy conocido en el interior del país, para nosotros los costeños es apenas un nombre que nos dice algo en forma remota, porque no hemos asimilado la importancia que adquirió nuestro paisano a lo largo de su prolífica existencia. Es tiempo de que recordemos quién fue este genio de la fotografía, y de que apreciemos parte de su obra durante los días viernes y sábado en el Club Santa Marta.

Leo Matiz nació el 1 de abril de 1917 en Aracataca. En 1933 publicó en la revista ‘Civilización’, en Barranquilla, sus primeras caricaturas. Realizó su primera exposición en la confitería ‘Excelsior’ de Santa Marta. En 1937 realizó una exposición de dibujos en el cine ‘Variedades’ de Santa Marta. Ese mismo año se vinculó al periódico El Tiempo, donde se inició como caricaturista. En 1939 laboró en El Espectador como corresponsal gráfico. En 1940 viajó a Panamá para realizar varias exposiciones de sus caricaturas en Centroamérica y continuar a pie hacia México. Expuso en la sede diplomática colombiana en Costa Rica. En 1941 llegó a México. Se vinculó a los estudios cinematográficos Churubusco y allí trabajó al lado del famoso fotógrafo Gabriel Figueroa. En 1943 abrió la ‘Exposición de tipos y costumbres de México’. El año 1944 lo sorprendió en los Estados Unidos, donde expuso acuarelas y otras pinturas en el Advertising Club of New York. En 1945 la prensa mexicana le concedió el premio como ‘Mejor reportero gráfico’ de ese año por ‘el contenido social de sus imágenes y su innovador estilo fotográfico’. Aprovechó su permanencia en México para trabajar con el famoso pintor David Alfaro Siqueiros en el mural ‘Cuauthémoc contra el mito’. Realizó reportajes para las revistas ‘Norte’ y ‘Life’ como enviado especial a Sudamérica.

                                           leo matiz 1

La vida de Leo Matiz estuvo rodeada de la bohemia de su época, sobre todo cuando se inició como caricaturista y pintor en Bogotá. Pero comprendió a tiempo que su futuro estaba ligado a la fotografía y a ella dedicó su extraordinario talento. En 1948 fue destinado a cubrir la IX Conferencia Panamericana en Bogotá como reportero de la agencia de prensa Pix Corporation. Fue herido en el ‘Bogotazo’ producido por el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán. El 2 de agosto de ese año fue enviado por las Naciones Unidas para cubrir como observador y fotógrafo los acuerdos de paz del conflicto árabe-israelí bajo la Misión del Conde Bernardotte. Un año después, las Naciones Unidas realizaron una exposición en Lake Success, Nueva York, sobre las imágenes captadas por Leo Matiz en Oriente Medio. En esa ocasión fue reconocido como uno de los diez mejores fotógrafos del mundo.

                                               leo matiz 2

El fotógrafo de Macondo estuvo en Brasil por encargo de la revista ‘Selecciones del Reader’s Digest’; desde allí le enviaba reportajes. También trabajó en Venezuela, en la sección gráfica de ‘Así es Caracas’. En 1984 inauguró en Bogotá la Galería de Arte y Fotografía Leo Matiz, con la exposición titulada ‘Luz, líneas y sombras’. En 1992 la Galería Il Diafragma de Milán, Italia, realizó una retrospectiva de su obra fotográfica. En 1995 fue nombrado por el gobierno francés ‘Chevalier des Arts et des Lettres’ en grado de Comendador. Entre las numerosas fotografías del álbum ‘Macondo visto por Leo Matiz’ se destacan fotografías como ‘Vendedora de plátanos’, ‘Campesinos’, ‘Cabellera’, ‘El hombre del reloj’, ‘Niño de la canoa’, ‘Sancocho trifásico’, ‘Gaitero’, ‘Cargando quesos’, ‘Cantante vallenato’, ‘Bebiendo agua del charco’, ‘Niños en burro’ y ‘Las viudas de Montiel’. Leo Matiz murió en Bogotá el 24 de octubre de 1998. Su fotografía más famosa se titula ‘La red o pavo de mar’.

leo matiz 3

Leer más

NOTICIAS DEL XVII FESTIVAL VALLENATO INDIO TAYRONA

25 Mayo 2013 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #APUNTES EN MI BLOG

 

 

Año tras año, el FESTIVAL VALLENATO INDIO TAYRONA, se consolida como el mejor certamen en su género,  realizado en la ciudad de Santa Marta. Entre el 12 y el 15 de junio, el pueblo samario tendrá la oportunidad de apreciar el desarrollo de la décimo- séptima versión de este evento que se realizará en diferentes espacios públicos de la ciudad. Muy seguramente, el éxito acompañará la realización de este festival que pretende no solo la preservación del patrimonio cultural inmaterial de la ciudad y de la región, sino también el descubrimiento y la promoción de nuevos talentos en las diversas categorías de este ritmo que se ha convertido en el símbolo de la identidad cultural de la costa norte de Colombia; y que por su transcendencia, es hoy sinónimo de colombianeidad en el exterior.


                 
Leer más

RESEÑA DEL XVI FESTIVAL VALLENATO INDIO TAYRONA, 2012

25 Mayo 2013 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #APUNTES EN MI BLOG

 

A continuación,  publicamos la reseña fílmica correspondiente al desarrollo del XVI FESTIVAL VALLENATO INDIO TAYRONA, realizado en el mes de junio del año inmediatamente anterior.

 

                    
                    
Leer más

JOHANNA SPYRI EN EL CINE: "HEIDI"

24 Mayo 2013 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #LITERATURA INFANTIL

JOHANNA SPYRI EN EL CINE: "HEIDI"

                                                        200px-Heidi_and_her_grandfather.jpg

Esta obra clásica de la literatura infantil fue publicada originalmente en dos partes que aparecieron sucesivamente en los años de 1880 y 1881. Su autora es la suiza Johanna Spyri.

El amor por la naturaleza y los valores humanos que se resaltan en la obra, la convierten en una herramienta muy útil para iniciar el proceso de la lectura en los más pequeños.

Esta narración ha tenido numerosas adaptaciones al cine, entre las cuales cabe resaltar la protagonizada por Shirley Temple en 1937. La obra recuerda la educación natural propuesta por Rousseau y no dudamos en recomendarla para su uso en las aulas.          

Leer más

SOBRE EL PODER SOLITARIO DE LOS DICTADORES

23 Mayo 2013 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

jvanegasSobre el poder solitario de los dictadores

 


                                                    Por: José Alejandro Vanegas Mejía                                                        

 


El poder obsesiona y obnubila. Los dictadores en la Historia ocupan un sitial que ellos mismos crean y en el cual  pretenden perpetuarse. Encuentran en el poder una herramienta que les otorga la fuerza necesaria para someter, humillar y degradar a los seres que, por desgracia, padecen el rigor injusto de sus decisiones. El poder embriaga; por eso es difícil que quien lo detente considere la posibilidad de abandonarlo. Por el contrario, cada vez quiere más. Esta es la razón por la cual nunca encontraremos un dictador “en uso de buen retiro”. Las extravagancias de esos gobernantes los convierten en seres excéntricos, exóticos, ridículos. Pero todo eso no sería tan peligroso si no fuera porque dichos excesos poco a poco los conducen a la irremediable condición de asesinos.


Cuando leemos las historias de estos déspotas encontramos muchos rasgos comunes entre ellos. La literatura está poblada de dictadores: ‘Tirano Banderas’, del español Ramón Del Valle-Inclán; ‘Yo, el Supremo’, del paraguayo Ernesto Roa Bastos; ‘El señor presidente’, del guatemalteco Miguel Ángel Asturias; ‘La fiesta del Chivo’, de Mario Vargas Llosa y ‘El otoño del patriarca’, de Gabriel García Márquez, son unos cuantos ejemplos de narraciones en las cuales los dictadores aparecen de cuerpo entero. Ni para qué hablar de Juan Manuel de Rosas en Argentina, de los Somoza en Nicaragua, de Pinochet en Chile o de otros sátrapas de ingratos recuerdos. Los dictadores dejan constancia de su desprecio por la vida de los demás mientras defienden la suya en medio de la mayor placidez posible. Siempre habrá gobernantes déspotas; pero también habrá esperanza de que la justicia los alcance, aunque sea en el tramo final de su existencia.


Acaba de morir Jorge Rafael Videla, titular de la dictadura argentina desde 1976 hasta 1981. ¿Quién puede decir ‘paz en su tumba’? Ni siquiera mereció un funeral como jefe de Estado. Pero en todo caso, tuvo un deceso diferente al de los miles de sus paisanos que fueron lanzados vivos al mar, desde helicópteros, en cumplimiento de sus órdenes supremas. Videla nació en Mercedes el 2 de agosto de 1925. Cuando falleció afrontaba un proceso por el Plan Cóndor, nombre con el que se conoció la coordinación de actividades criminales entre las cúpulas de los regímenes dictatoriales del Cono Sur (Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia). Este plan se llevó a cabo durante las décadas de 1970 y 1980, con la asesoría de los Estados Unidos. Consistió en el seguimiento, vigilancia, detención, interrogatorios con tortura, traslados entre países y desaparición y muerte de personas consideradas como subversivas por dichos regímenes. Pues bien, sin contar con la prisión perpetua que cumplía el dictador a la hora de su muerte, lo esperaba otra condena por lo del Plan Cóndor.


Son tan grotescos estos dictadores, y tan ignorantes en cuanto a conocimientos universales, que con frecuencia arremeten contra la cultura. Videla en su gobierno, mediante el decreto 2038 de 1980, prohibió la enciclopedia Universitas, la Gran Enciclopedia Salvat y el Diccionario Salvat.  Ya había hecho quemar en un lote baldío miles de ejemplares de ‘Pantaleón y las visitadoras’, ‘La tía Julia y el escribidor’  y otras obras de Vargas Llosa. La misma suerte corrieron novelas de García Márquez y poemas de Pablo Neruda. Se dice que también fue presa de las llamas el texto ‘Cuba electrolítica’, para estudiantes de ingeniería.


Definitivamente, las figuras fantasmagóricas de tantos seres humanos desaparecidos por el dictador Videla podrían formar un ejército de vengadores, suficiente para no dejarlo descansar en paz.

Leer más

IMÁGENES DEL XII SIMPOSIUM LITERARIO ESTUDIANTIL CIUDAD DE SANTA MARTA

12 Mayo 2013 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #SIMPOSIUM LITERARIO CIUDAD DE SANTA MARTA

Presentamos algunos aspectos del desarrollo del XII SIMPOSIUM LITERARIO ESTUDIANTIL CIUDAD DE SANTA MARTA:


      inicio-copia-1.jpg

 

                                   
                         

PRESENTADORES.jpgFOTO-CLARENA.jpg


YO chicote


Leer más

LA INTERTEXTUALIDAD

12 Mayo 2013 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #APUNTES EN MI BLOG

 

DSCN2343

Por considerarlo de especial interés, transcribimos el ensayo titulado "En el mundo de la intertextualidad"

 

EN EL MUNDO DE LA INTERTEXTUALIDAD  

Sin que parezca exagerado, es posible asegurar que cada uno de nuestros discursos y enunciaciones está cruzado o mediatizado por otros muchos y variados discursos que, a lo largo de nuestra vida, hemos ido conociendo y asimilando como parte de nuestra propia identidad crítica. El mundo, su cultura, que es nuestra, no nació con nosotros, pero necesita de nosotros para permanecer, para desarrollarse, para evolucionar. En nuestra naturaleza está la capacidad y la necesidad de, como verdaderas esponjas, absorber información y conocimiento, los que transformamos y hacemos parte de nuestra identidad. Estamos influenciados/as por ellos, somos lo que resulta de esa influencia. Pero qué sucede cuando, por ejemplo, en una novela, cuento, poema o película esa relación entre un discurso y otro, entre un texto y otro, se nos hace tan explícita que somos capaces de reconocerla y entender que entre una y otra se establece un diálogo que, a su vez, hace posible la constitución de una nueva obra. En tal caso estamos frente a lo que se denomina un fenómeno de intertextualidad.

Literatura e intertextualidad: Literatura e intertextualidad En términos generales, la intertextualidad se define como “la relación directa de un texto con uno o varios textos más”. Y aunque no es un fenómeno exclusivamente literario (un ejemplo de intertextualidad en pintura lo constituye la obra Las meninas que Picasso pintara en 1957, la que reactualiza en su propio estilo cubista, el cuadro del mismo nombre que Velázquez realizó en 1656), es en el campo de las letras donde la intertextualidad se ha experimentado en mayor medida. No debemos confundir la influencia con la intertextualidad. La primera radica en lo determinante de un estilo, el sentido de la realidad, la visión de mundo de un escritor, filósofo, pintor, etc. que hace eco en el pensamiento de un autor. La intertextualidad, en cambio, es la incorporación de referencias claras que remiten a un texto anterior y distinto del que se lee.


El epígrafe como intertexto: El epígrafe como intertexto El campo de la literatura está repleto de ejemplos de intertextualidad. Uno de los más comunes es el epígrafe, esas citas literales a la obra de otro autor que anteceden los comienzos de muchas novelas, cuentos, poemas, etc. y que de alguna manera anticipan el sentido de lo que nos aprestamos a leer. “...aquí comen los caballeros, y duermen, y mueren en sus camas, y hacen testamento antes de su muerte...” (Quijote, I, vii) “...que esta afrenta es pena de mi pecado, y justo castigo del cielo es que a un caballero andante vencido le coman adivas, y le piquen avispas y le hollen puercos.” (Quijote, II, xviii)...aquellos que nos comprenden esclavizan algo en nosotros. Gibran Jalil Gibran Ambos extractos del Quijote de Cervantes son los epígrafes de Job-Boj, la novela que el escritor chileno Jorge Guzmán publicó en 1968. Y este, menos extenso, pertenece al cuento La pieza vacía, parte de la colección de cuentos El otro afuera, de la escritora chilena Lilian Elphick, publicados en 2002 por la Editorial Cuarto Propio.

Intertextualidad y riqueza de sentido de la obra: Intertextualidad y riqueza de sentido de la obra A diferencia de los epígrafes que siempre aparecen con la referencia al autor al que pertenecen, otras intertextualidades literarias tienen lugar en medio o en cualquier parte de una obra, sin que necesariamente se nombre explícitamente la obra y el autor a que corresponden. Si nosotros, como lectores, somos capaces de reconocer el diálogo intertextual que se establece entre ambas obras, estamos ampliando el sentido que de ella podemos construir. Si es que no captamos tal intertextualidad, nuestra comprensión e interpretación de la obra no alcanza a aprehender toda la riqueza semántica que ella nos está entregando. En este caso, podemos hablar de un guiño del escritor que busca provocar que nuestra lectura, comprensión e interpretación de su obra establezca una relación de sentido con aquella obra a la que pertenece el intertexto. Lee el siguiente fragmento de la novela póstuma de Roberto Bolaño, 2666, e identifica el origen de uno de los varios intertextos que en ella se presentan:


intertexto en una obra de Bolaño: “Aquella noche, mientras Liz Norton dormía, Pelletier recordó una tarde ya lejana en la que Espinoza y él vieron una película de terror en una habitación de un hotel alemán. La película era japonesa y en una de las primeras escenas aparecían dos adolescentes. Una de ellas contaba una historia... trataba de un niño que estaba pasando sus vacaciones en Kobe y que quería salir a la calle a jugar con sus amigos, justo a la hora en que daban por la tele su programa favorito. Así que el niño ponía una cinta de vídeo y lo dejaba listo para grabar el programa y luego salía a la calle. El problema entonces consistía en que el niño era de Tokio y en Tokio su programa se emitía en el canal 34, mientras que en Kobe el canal 34 estaba vacío, es decir era un canal en donde no se veía nada, sólo niebla televisiva. Y cuando el niño, al volver de la calle, se sentaba delante del televisor y ponía el vídeo, en vez de su programa favorito veía a una mujer con la cara blanca que le decía que iba a morir. Y nada más. Y entonces llamaban por teléfono y el niño contestaba y oía la voz de la misma mujer que le preguntaba si acaso creía que aquello era una broma. Una semana después encontraban el cuerpo del niño en el jardín, muerto. 2666, pp. 48-49 2666, intertexto en una obra de Bolaño

Referencias a la realidad a través del intertexto: Referencias a la realidad a través del intertexto ¿Reconoces el intertexto que Bolaño incorporó en su novela? Probablemente sí. Se trata de la película japonesa Ringu (El Aro) de 1998 y cuya versión norteamericana realizó Hollywood en 2002. Con esta producción, la escalofriante historia de la mujer del televisor que asesinaba en siete días a quien tuviera la mala suerte de verla, alcanzó fama mundial. El aporte de sentido de esta película intertextualizada en 2666, se relaciona con el tema mayor de la novela: el de los oscuros e impunes asesinatos de cientos de mujeres en Tijuana, una ciudad al norte de México, en la frontera con Estados Unidos. Una terrible realidad que compete a toda la sociedad contemporánea, especialmente a la latinoamericana, y que desató en el escritor chileno la necesidad de traspasarla a la literatura, como una manera de hacer frente a los asesinos y de estremecer la conciencia de nosotros, sus lectores.

Relaciones intertextuales de la cultura popular: Relaciones intertextuales de la cultura popular El tipo de intertextualidad de la que hace uso la novela de Bolaño, ha sido identificado como “relaciones intertextuales de la cultura popular”. Este es un tipo de intertextualidad representativa de las últimas décadas, que se da como resultado de la globalización comunicativa que afecta al mundo entero. Entre estas manifestaciones se encuentra la incorporación de intertextos de la cultura de masas como telenovelas, radio, cine, videos, etc., que influyen en la configuración de las obras ficcionales. Otro tipo de intertextualidad corresponde a aquella práctica que pone en diálogo las distintas obras de un mismo autor. Ejemplos de estos ejercicios literarios los encontramos en muchos escritores latinoamericanos como el propio Roberto Bolaño, Jorge Luis Borges, Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Mario Vargas Llosa, etc. Los personajes y sus historias, que nacieron a la ficción en una obra determinada, vuelven a aparecer en una obra posterior en donde conocemos qué fue lo que les deparó el destino manipulado por la imaginación creativa del escritor.

Intertextos de la cultura letrada: Intertextos de la cultura letrada. 

La intertextualidad que refiere a la cultura letrada viene a ser la práctica más clásica de este fenómeno literario. Entre los muchos ejemplos de este tipo de intertextualidad, resalta el que une a dos de los grandes escritores de lengua española: Miguel de Cervantes y Jorge Luis Borges. Se trata del cuento Pierre Menard, autor del Quijote donde el escritor argentino hace referencia al deseo de este autor ficticio de transformarse en el verdadero Cervantes, para escribir de nuevo, pero por primera vez, la célebre novela El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.

Pierre Menard, autor del Quijote: Pierre Menard, autor del Quijote…No quería componer otro Quijote —lo cual es fácil— sino el Quijote. Inútil agregar que no encaró nunca una transcripción mecánica del original; no se proponía copiarlo. Su admirable ambición era producir unas páginas que coincidieran ­palabra por palabra y línea por línea­ con las de Miguel de Cervantes. “Mi propósito es meramente asombroso”, me escribió el 30 de septiembre de 1934 desde Bayonne. “El término final de una demostración teológica o metafísica —el mundo externo, Dios, la causalidad, las formas universales— no es menos anterior y común que mi divulgada novela. La sola diferencia es que los filósofos publican en agradables volúmenes las etapas intermediarias de su labor y que yo he resuelto perderlas.” En efecto, no queda un solo borrador que atestigüe ese trabajo de años. El método inicial que imaginó era relativamente sencillo. Conocer bien el español, recuperar la fe católica, guerrear contra los moros o contra el turco, olvidar la historia de Europa entre los años de 1602 y de 1918, ser Miguel de Cervantes. Pierre Menard estudió ese procedimiento (sé que logró un manejo bastante fiel del español del siglo diecisiete) pero lo descartó por fácil. Pierre Menard, autor del Quijote (extracto)

Intertextualidad, plagio e influencia: Intertextualidad, plagio e influencia A continuación se aportan definiciones de los conceptos directa o indirectamente ligados al tema, para no caer en confusiones: Plagio: Imitación consciente de un modelo sin indicar la fuente de referencia. - Puede ser temático y estilístico. - No existe la creatividad. Intertextualidad: - Relación transformativa de una obra con otro texto anterior. - Es necesario que el diálogo se produzca al nivel de la construcción del texto. - Es una relación creativa que genera un nuevo texto a partir del diálogo con otro texto anterior. Influencia: - Imitación inconsciente de un modelo. Generalmente es temática, aunque puede ser estilística. - Si se asume con creatividad puede llegar a ser muy beneficiosa”.


Bibliografía y fuente de esta presentación: Rubí Carreño, Gloria Pérez, Danilo Santos, Guillermo Soto y Claudia Vera, Lengua Castellana y Comunicación 4° Medio. Editorial Mare Nostrum, 2001, Santiago de Chile.

 

 

Leer más

ACOTACIONES AL ENSAYO "UN SIGLO DE SOLEDAD" DE FERNANDO VALLEJO

12 Mayo 2013 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #APUNTES EN MI BLOG

DSCN2343A raíz de la publicación en el periódico  "El espectador" del ensayo "Un siglo de soledad" contenido en la obra "Peroratas" de Fernando Vallejo, en el cual el autor colombiano arremete contra nuestro Nobel de literatura, acusándolo de plagiar a  Rubén Darío, a Juan Rulfo, a Manuel Mejía Vallejo y a Honoré de Balzac, no pudimos resistirnos a expresar nuestras opiniones sobre la mencionada publicación. 

 

Lástima que la polémica se retome a destiempo, ya que según el diario en mención el ensayo que nos ocupa, fue escrito en 1999, y transcendió que Gabo sufre de demencia senil y ya no puede responder a las ácidas y atrevidas afirmaciones de Vallejo.

 

PERORATAS.jpg¡¡¡Mucho cuidado señores escritores!!! ¡No se pueden repetir frases que ya hayan sido escritas! ¡Ni parecidas siquiera! ¡Eso es plagio! Tampoco, se pueden mencionar situaciones que recuerden otras. Tomemos algunos ejemplos de supuestos "plagios": James Joyce "plagió" a Homero, hasta utilizó el nombre del protagonista de "La Odisea" para escribir una de las obras más significativas de la literatura del siglo XX. Jean Racine "plagió" a Eurípides en su "Ifigenia" y a los autores bíblicos en "Esther", obras representativas del teatro clásico francés; Pierre Corneille, seguramente "plagió" a Miguel de Cervantes Saavedra en "El Cid". Igualmente, Jean de la Fontaine y Félix María de Samaniego, "plagiaron" a Esopo y Fedro, cuando escribieron sus renombradas fábulas. ¿Continuamos? No lo creemos necesario, la lista de autores y obras sería interminable; no podríamos escribir este artículo hoy. Tampoco deseamos abrumar a los amables lectores con ejemplos que se reiteran a lo largo de la historia de la literatura.

 

Tamaño desatino: ¿Olvidó el escritor antioqueño, con Ñ (letra que no le gusta porque le parece "fea"), el significado de "intertextualidad"? ¿Son sus obras absolutamente originales? Pensamos que el título de su última obra, sí estuvo bien escogido: "Peroratas", según la Real Academia de la Lengua, "razonamientos molestos o inoportunos".

 

Invitamos a los seguidores de este blog a la lectura atenta del ensayo "En el mundo de la intertextualidad"

 

Como siempre, reiteramos la necesidad de profundizar en el análisis crítico de los adefesios que aparecen con frecuencia en el mundo de la crítica literaria.


 

Leer más

XII SIMPOSIUM LITERARIO ESTUDIANTIL CIUDAD DE SANTA MARTA: ÉXITO TOTAL

11 Mayo 2013 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #SIMPOSIUM LITERARIO CIUDAD DE SANTA MARTA

 

 

"INFLUENCIA DE LA TRIETNIA EN LA DEMOSOFÍA DEL LITORAL CARIBE COLOMBIANO"

 

DSCN2603.JPG

 

Más de 500 jóvenes de la ciudad se tomaron el espacio del XII SIMPOSIUM LITERARIO ESTUDIANTIL CIUDAD DE SANTA MARTA el cual se realizó en el Salón de Convenciones Atlantis para presentar sus ponencias sobre "La infuencia de la trietnia en la demosofía del litoral caribe colombiano" La temática fue asumida con mucho entusiasmo por los estudiantes de 14 instituciones educativas, quienes presentaron tópicos muy interesantes acerca del Ser del hombre caribe colombiano como consecuencia de su innegable pluriculturidad y del sincretismo generado a partir de la misma. La literatura, la poesía, la música, las costumbres, en fin, los rasgos prevalentes de la identidad caribe fueron presentados con lujo de competencia por los participantes  e invitados que se entregaron con pasión a la discusión y al análisis cuidadoso de los  diferentes puntos de vista abordados por los ponentes. Entre las ponencias presentadas, destacamos por su excelente preparación, presentación y originalidad :

 

"El caribe colombiano: un acervo cultural inigualable" propuesta por el Colegio de La Presentación que fue acompañada por una amplia muestra del folclor caribe con ; "El Joe: El negro que le canta a la raza afroamerindia" de la I.E.D. INEM Simón Bolívar, referida a los aportes de la raza negra y a la manera como el canta autor Álvaro José Arroyo, el "Joe" se convirtió en un ícono de la música afrocolombiana, "El folclor, base de nuestra identidad" de la F. E. Liceo Versalles, institución que centró la presentación de su investigación en el vallenato como un producto triétnico no solo musical sino también perteneciente a la literatura popular.


Igualmente, merecen elogios las ponencias "El caribe: entre la imaginación macondiana y la realidad pluricultural" del Instituto La Milagrosa, "Identidad samaria" de la I.E.D. Normal Superior María Auxiliadora, "Influencia de la cultura afro en la región caribe colombiana" del Colegio María Auxiliadora, "El vallenato, símbolo autóctono de la cultura colombiana" de la F. E. Liceo Versalles, "Idiosincrasia costeña" del Colegio Nuestra Señora de Fátima, "El vallenato: Herencia de la trietnia de la costa caribe colombiana" del Colegio Midia Leonor Castellón de Sánchez, "Esencia caribe" de la I.E.D. El Parque.

 

Los foros realizados enriquecieron el desarrollo del evento y los folcloristas invitados ampliaron las diversas temáticas a través de sus acertadas intervenciones.

 

En la clausura del certamen anual, los asistentes propusieron de manera unánime que en la próxima convocatoria, se abordarse la misma temática, dada su importancia y la amplitud que ofrece para la investigación de los jóvenes.   

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leer más

ROMANTICISMO, REALISMO Y NATURALISMO EN LITERATURA

9 Mayo 2013 , Escrito por ALGOCAST Etiquetado en #COLABORADORES INVITADOS

 

jvanegasRomanticismo, Realismo y Naturalismo en literatura 


                   Por: José Alejandro Vanegas Mejía                                           jose.vanegasmejia@yahoo.es 

 

 

 

                                                                                                             

Una indagación o encuesta a nivel mundial dejó en claro que las dos novelas más importantes del siglo XX son ‘Ulises’, del irlandés James Joyce y ‘En busca del tiempo perdido’, del francés Marcel Proust. En ambas no hay sino ficción, principalmente en la primera de ellas, que se basa en el héroe mitológico de ‘La Odisea’, de Homero.


En la literatura encontraremos romanticismo, realismo y naturalismo, seguidos de otros “ismos” de menor importancia. Sin embargo “lo histórico”, por muy mezclado que se encuentre en estos movimientos o escuelas, no podrá confundirse con lo novelesco. Le falta el elemento imaginario o fantasioso característico del cuento y la novela. Por esa razón ‘El nombre de la rosa’, de Umberto Eco, a pesar de parecer historia no es sino una novela histórica muy bien narrada y sumamente documentada. Igual sucede con la novela ‘El cementerio de Praga’, también de Eco.

 

Conviene señalar que una obra realista no es un reflejo fiel de lo que vemos. Esa obra será solo “verosímil”, es decir, parecida a la realidad pero nunca real, calidad que ni siquiera la Historia logra alcanzar. También es cierto que las modas literarias, o movimientos llamados a veces escuelas, se suceden en el tiempo y por lo general presentan características antagónicas que sugieren la intención de unas generaciones de acabar con las tendencias literarias de sus predecesores. Influye en ello la situación social imperante, aunque muchas veces no es factor determinante.


En este comentario periodístico nos interesa referirnos al realismo y al costumbrismo en relación con el romanticismo, al cual suceden en el tiempo. El Romanticismo, nacido en Europa con base en los deseos de libertad, evasión y culto a lo sensible, impone el predominio de los sentidos ante lo racional. El corazón gana esta partida frente al cerebro. La literatura recurre a lo melancólico y encuentra en América el campo propicio que le brinda el paisaje y, en general, el ambiente creado por una vasta comunidad que a comienzos del siglo XIX se halla ante la liberación de sus territorios. ¿Qué hacer con una libertad anhelada pero para la cual no había una preparación adecuada? El romanticismo, con su postulado de libertad como bandera, ofrece un campo abonado a las antiguas colonias de España en América; en nuestro país florecería plenamente en 1867con la novela ‘María’, de Jorge Isaacs.


En el realismo el lector no busca la musicalidad que le brindaba el romanticismo. Por el contrario, se aprecia en sus obras la crudeza de un lenguaje que se esfuerza por copiar la realidad, por muy impactante que ella resulte. En este último caso estaríamos frente al naturalismo literario. La novela propiamente romántica fue cediendo el paso poco a poco a los hechizantes cuadros de costumbres. En España los antecedentes están en ‘El Lazarillo de Tormes’. Aunque es el costumbrismo, con sus estampas pueblerinas, la fuente en la cual abreva la literatura realista, las obras costumbristas no tienen el rigor que demanda la Historia.   


 Las novelas de Tomás Carrasquilla son ejemplos incomparables del costumbrismo colombiano. ‘Frutos de mi tierra’, ‘Grandeza’ y ‘La Marquesa de Yolombó’ recogen la idiosincrasia de los pueblos antioqueños de la época del autor y contribuyen, de gran manera, al reconocimiento que nuestra literatura tiene dentro del amplio mundo de las letras castellanas. Pero son solo novelas, no textos de historia. Igual ocurre con ‘El general en su laberinto’, de García Márquez.


A propósito de estos temas, hemos leído la novela ‘El oro de Mefisto’, de Eric Frattini. La trama, que se basa en la supuesta huida de Hitler de Alemania y su establecimiento en Sudamérica como resultado de la Operación Odessa (concebida para preservar la vida de los nazis que darían origen al Cuarto Reich, en el futuro) es una novela que combina la realidad con la ficción. Solo diremos, antes de intentar una reseña o comentario de esta obra que, al combinarse allí la realidad con la ficción, es tarea del lector determinar dónde están los límites entre estos dos componentes.  

 

Leer más
1 2 > >>